✨Galaxia elíptica NGC 4150

Viernes 21 de Julio de 2017




Se pensaba que las galaxias elípticas estaban compuestas de estrellas envejecidas cuyo apogeo era miles de millones de años atrás. Pero observaciones con el Telescopio Espacial Hubble ayudan a demostrar que las galaxias elípticas todavía tienen un poco de vigor juvenil, gracias a los encuentros con galaxias más pequeñas. Las imágenes del núcleo de NGC 4150, tomadas en luz casi ultravioleta con la cámara de campo ancho 3 del Hubble, revelan las bandas de polvo y gas, además de grupos de jóvenes estrellas azules que tienen una edad de menos de mil millones de años. La evidencia demuestra que el nacimiento de las estrellas fue provocado por una fusión con una galaxia enana. El nuevo estudio ayuda a reforzar la visión emergente de que la mayoría de las galaxias elípticas tienen estrellas jóvenes, trayendo nueva vida a las viejas galaxias.

"Se pensaba que las galaxias elípticas habían hecho todas sus estrellas hace miles de millones de años", dice el astrónomo Mark Crockett de la Universidad de Oxford, líder de las observaciones de Hubble. "Se creía que habían consumido todo su gas para hacer nuevas estrellas, ahora estamos encontrando evidencia del nacimiento de estrellas en muchas galaxias elípticas, alimentadas principalmente por canibalizar galaxias más pequeñas. Estas observaciones apoyan la teoría de que las galaxias se construyeron a lo largo de miles de millones de años por colisiones con galaxias enanas", continúa Crockett. "NGC 4150 es un ejemplo dramático en nuestro patio trasero galáctico de un suceso común en el universo temprano". Las imágenes de Hubble revelan una actividad turbulenta y profunda dentro del núcleo de la galaxia. Grupos de jóvenes estrellas azules trazan un anillo alrededor del centro que está girando con la galaxia. El hábitat estelar es de unos 1.300 años luz de ancho.

Los largos filamentos de polvo se recortan en silueta contra el núcleo amarillento, que está compuesto por poblaciones de estrellas más antiguas. A partir de un análisis de los colores de las estrellas por el Hubble, Crockett y su equipo calcularon que el auge de la formación de estrellas comenzó hace alrededor de mil millones de años, un acontecimiento comparativamente reciente respecto a la historia cosmológica. La fábrica estrella de la galaxia se ha ralentizado desde entonces. "Estamos viendo esta galaxia después de que haya ocurrido la gran explosión de estrellas", explica el miembro del equipo, Joseph Silk, de la Universidad de Oxford. "Las estrellas más masivas ya han desaparecido, y las estrellas más jóvenes tienen entre 50 millones y 300 a 400 millones de años, mientras que la mayoría de las estrellas de la galaxia tienen alrededor de 10 mil millones de años". El encuentro que desencadenó el nacimiento de las estrellas habría sido similar al que sucederá en nuestra Vía Láctea cuando consuma la Gran Nube de Magallanes.

"Creemos que la fusión con una pequeña galaxia rica en gas, hace alrededor de mil millones de años, suministró al NGC 4150 el combustible necesario para formar nuevas estrellas", dice el miembro del equipo Sugata Kaviraj del Imperial College de Londres y la Universidad de Oxford. "La abundancia de elementos metálicos más pesados ​​que el hidrógeno y el helio en las estrellas jóvenes es muy baja, lo que sugiere que la galaxia que se fusionó con NGC 4150 también era pobre en metales, lo que apunta hacia una pequeña galaxia enana de aproximadamente un veinteavo La masa de NGC 4150". Las fusiones menores como ésta son más comunes que las interacciones entre grandes galaxias, dicen los astrónomos. Para cada encuentro importante, hay probablemente hasta 10 veces más enfrentamientos entre una galaxia grande y una pequeña.

Las colisiones mayores son más fáciles de ver porque crean increíbles fuegos artificiales, se distorsionan y producen largas colas de marea de gas y decenas de jóvenes cúmulos de estrellas. Las interacciones más pequeñas son más difíciles de detectar porque dejan relativamente poca huella. Sin embargo, en los últimos cinco años, los telescopios terrestres y espaciales han ofrecido indicios de formaciones frescas de estrellas en galaxias elípticas. Los observatorios terrestres capturaron el resplandor azul de estrellas en las galaxias elípticas, y los satélites como el Galaxy Evolution Explorer (GALEX), que mira en la luz ultravioleta lejana y cercana, confirmaron que el resplandor azul procedía de estrellas incipientes de mucho menos de mil millones de años de edad. La luz ultravioleta traza el resplandor de las estrellas jóvenes y calientes.

Crockett y su equipo seleccionaron NGC 4150 para su estudio con el Hubble porque un análisis espectroscópico terrestre dio sugerentes indicios de que el núcleo de la galaxia no era un lugar tranquilo. La investigación terrestre, denominada Unidad Especográfica de Investigación de Nebulosas Ópticas (SAURON), reveló la presencia de estrellas jóvenes y actividad dinámica que estaba fuera de sincronía con la galaxia. "En luz visible, las galaxias elípticas como NGC 4150 parecen galaxias elípticas normales", dice Silk. "Pero la imagen cambia cuando miramos a la luz ultravioleta, al menos un tercio de todas las galaxias elípticas brillan con la luz azul de estrellas jóvenes". Crockett agrega: "Las elípticas son el laboratorio perfecto para estudiar las fusiones menores en luz ultravioleta, porque están dominadas por viejas estrellas rojas, lo que permite a los astrónomos ver el débil resplandor azul de estrellas jóvenes".

✨La constelación de Orión por Arno Rottal

Jueves 20 de Julio de 2017




La imagen de campo amplio es un excelente trabajo del astrofotógrafo Arno Rottal y recogida en su web Arno Rottal. Orión, el Cazador, es una constelación prominente, quizás la más conocida del cielo. Sus estrellas brillantes y visibles desde ambos hemisferios hacen que esta constelación sea reconocida mundialmente. La constelación es visible a lo largo de toda la noche durante el invierno en el hemisferio norte, verano en hemisferio sur; es asimismo visible pocas horas antes del amanecer desde finales del mes de agosto hasta mediados de noviembre y puede verse en el cielo nocturno hasta mediados de abril. Orión se encuentra cerca de la constelación del río Eridanus y apoyado por sus dos perros de caza Canis Maior y Canis Minor peleando con la constelación del Tauro. El Complejo molecular de la nube de Orión es una gigantesca estructura de hidrógeno, polvo, plasma y estrellas nacientes que abarca la mayor parte de la constelación.

El complejo ubicado a una distancia de 1.500 años luz de la Tierra está formado por nebulosas de emisión, nebulosas de reflexión, nebulosas oscuras y regiones HII. Destaca especialmente por ser una región de intensa formación estelar y por las extraordinarias nebulosas que la forman. En la mitología griega, Orión fue un gigante. Existen diversas versiones del mito de Orión. Una de ellas cuenta que Orión había violado a Mérope, hija de Enopión, quien por ello, lo dejó ciego. Helios le devolvió la vista y a continuación Orión se convirtió en compañero de caza de Artemisa y Leto. Prometió aniquilar todo animal que hubiera sobre la Tierra, por lo que Gea se enfadó e hizo nacer un escorpión enorme que picó a Orión y lo mató. En otra versión fue Artemisa la que lanzó el escorpión contra Orión.

La nebulosa es importante debido a su gran tamaño, ya que se propaga varios grados desde el cinturón de Orión a la espada de Orión. También es una de las regiones más activas de formación estelar visible en el cielo nocturno, y es el hogar de varios discos protoplanetarios y estrellas muy jóvenes. La nebulosa es brillante en longitudes de onda infrarrojas, debido a los procesos de calor intenso que intervienen en la formación estelar, aunque el complejo contiene nebulosas oscuras, nebulosas de emisión, nebulosas de reflexión, y regiones H II. Varias partes de la nebulosa se pueden observar a través de binoculares y telescopios pequeños, y algunas partes (como la Nebulosa de Orión) son visibles a simple vista. Detalles técnicos.


Crédito:    Arno RottalArno Rottal 

✨La nebulosa del Águila por Grantecan

Miércoles 19 de Julio de 2017




La Nebulosa del Águila, también conocida como Messier 16 o M16, contiene un cúmulo estelar y muchas nebulosas de emisión y nebulosas oscuras, se ubica en la dirección de la constelación de la Serpiente, y es visible en verano. La nebulosa contiene varias regiones de gas y polvo activas, incluyendo los famosos Pilares de la Creación, que miden cuatro años luz. El cúmulo estelar, que tiene aproximadamente 100 estrellas, fue descubierto en 1746 por PL de Cheseaux, pero se perdió la nebulosidad circundante, siendo anotado por Charles Messier unos veinte años más tarde. La Nebulosa del Águila es una nube de 5,5 millones de años de edad, llena de gas hidrógeno molecular y polvo que se extiende aproximadamente 70 por 55 años luz. Esta región de formación de estrellas activas está a unos 7.000 años luz de distancia en el brazo espiral interior de la Vía Láctea, el brazo de Sagitario. Dentro de la nebulosa, la gravedad empuja las nubes de gas para colapsar hacia adentro. Si hay suficiente gas, la fusión nuclear se enciende en el centro, y la nube compacta se convierte en una estrella brillante.

La nebulosa brilla debido a la energía proporcionada por el cúmulo de calientes estrellas azules y blancas. Estas estrellas tienen unos dos millones de años de antigüedad, lo que es poco tiempo para una estrella, nuestro propio Sol de mediana edad, tiene más de cuatro mil millones de años. Sin embargo, estas estrellas O y B son considerablemente más pesadas que nuestro Sol, ya que contienen unas treinta veces más materia, y este peso adicional acorta su vida útil a sólo unos pocos millones de años en total. La nebulosa se puede ver con telescopios de baja potencia disponibles para astrónomos aficionados, o con un par de binoculares. Con tal equipo, los observadores pueden ver aproximadamente veinte estrellas claramente rodeadas de gas, polvo y la luz de otras estrellas menos luminosas. En buenas condiciones, los tres pilares también pueden verse.


Crédito:    Grantecan / Nasmyth-B / OSIRIS 

✨El Alma y el Corazón por Séb Gozé

Martes 18 de Julio de 2017




En ésta imagen procesada magistralmente por Sébastien Gozé, podemos ver dos nebulosas, el Alma arriba y el Corazón abajo, catalogadas como IC 1805 e IC 1848. Son dos nebulosas de emisión situadas en la constelación de Casiopea.​ Ambas conforman la asociación estelar Cassiopeia OB6.​ Cerca también de IC 1805 se hallan Maffei I y Maffei II, dos de las galaxias más brillantes del grupo galáctico Maffei. La distancia a estas dos nebulosas esta bien determinada, principalmente porque tienen un cúmulo de estrellas en su centro (es mucho más fácil de determinar la distancia de una nebulosa si esto ocurre). Las nebulosas Corazón y Alma están ubicadas en el brazo de Perseo de nuestra galaxia a 7000 y 7500 años luz de nosotros. Esta parte del brazo tiene una gran actividad de formación de estrellas y hay muchos Cúmulos estelares jóvenes. La imagen de campo amplio es ideal para ubicar las nebulosas, observar todo el espacio que las rodea, y ver que es lo que hay entre ellas.

La nebulosa del Corazón se caracteriza por su color rojo intenso, resultado de la radiación que emana de un pequeño grupo de estrellas cerca de centro de la nebulosa que ionizan el gas dándole ese color rojo. El cúmulo abierto de estrellas conocido como Melotte 15 contiene algunas estrellas brillantes que son casi 50 veces la masa de nuestro Sol, y muchas estrellas más tenues que son sólo una fracción de la masa de nuestro sol. El Cúmulo de la nebulosa contuvo un microcuásar que fue expulsado hace millones de años. La nebulosa del Alma, conocida también como Sh2-199, es ligeramente menor que la Nebulosa del Corazón, con un tamaño también de más de 200 años luz. Detalles técnicos.


Crédito:   Sébastien Gozé 

✨El radiotelescopio VLA

Lunes 17 de Julio de 2017




El Very Large Array ó VLA, es un observatorio radioastronómico situado en las Llanuras de San Agustín, entre las localidades de Magdalena y Datil, a unos 80 km al oeste de Socorro, Nuevo México, Estados Unidos. El VLA está situado a una altitud de 2.124 metros sobre el nivel del mar. Es parte del National Radio Astronomy Observatory (NRAO). El observatorio consiste en 27 radio antenas independientes, cada una de las cuales tiene un diámetro de disco de 25 metros y un peso de 209 toneladas. Las antenas están alineadas a lo largo de tres brazos en forma de Y, cada uno mide 21 km. Usando las vías férreas que siguen cada uno de estos brazos y una locomotora especialmente diseñada, las antenas pueden ser resituadas físicamente a un número de posiciones preparadas, permitiendo la interferometría con una base máxima de 36 km, esencialmente, el alineamiento actúa como una única antena con ese diámetro. La resolución angular más alta que puede ser alcanzada es de unos 0.05 segundos de arco.


Hay cuatro configuraciones usadas habitualmente, llamadas A (la mayor) hasta D (la menor), la configuración menor es cuando todos los discos están a menos de 600 m del punto central. El observatorio normalmente pasa por todas las configuraciones posibles (incluidas algunas híbridas) cada 16 meses, en otras palabras, una vez que el increíble esfuerzo necesario para mover dos docenas de instrumentos científicos altamente sensibles de 209 toneladas ha sido realizado, las antenas no son movidas otra vez por un período de unos tres a cuatro meses. El VLA sirve actualmente también de centro de control del Very Long Baseline Array (VLBA), un alineamiento VLBI de 10 discos de 25 metros situados desde Hawaii en el oeste a las Islas Vírgenes de los Estados Unidos, que constituyen el instrumento astronómico más grande del mundo que opera a tiempo completo.


La aprobación del Congreso de los Estados Unidos para el proyecto VLA fue dada en agosto de 1972, y la construcción comenzó seis meses más tarde. Con la idea de actualizar la tecnología de los años 70 con la que el VLA fue construido, fue emitida una proposición para la conversión del VLA en el Expanded Very Large Array (EVLA). La actualización realzaría la sensibilidad del instrumento, su rango de frecuencias, y la resolución, y supondría la instalación de nuevo hardware en San Agustin y la construcción e instalación de un máximo de ocho discos adicionales en otras partes del estado de Nuevo México a unos 300 km de distancia, conectados por fibra óptica.


Crédito:    NRAO / Wikipedia