Lo Último


Comunidades de Google Plus:

Grupos de Facebook:

✨Un lugar en la Gran Nube de Magallanes

Domingo 26 de Marzo de 2017




Los astrónomos a menudo dirigen sus telescopios a la Gran Nube de Magallanes, una de las galaxias más cercanas a nuestra Vía Láctea, en su búsqueda por entender el universo. En esta espectacular imagen desde el Wide Field Imager (WFI) en el Observatorio La Silla de ESO en Chile, una colección celeste de diferentes objetos y fenómenos, ocurren en parte de la LMC. Como se puede ver en la imagen, van desde grandes cúmulos globulares a los restos que dejan brillantes explosiones de supernovass. Esta fascinante observación proporciona datos para una amplia variedad de proyectos de investigación que pongan de relieve la vida y muerte de las estrellas y la evolución de las galaxias. La Gran Nube de Magallanes (LMC) está situada a sólo 160.000 años luz de la Vía Láctea, muy cerca en una escala cósmica. Esta proximidad hace que sea un objetivo muy importante ya que puede ser estudiada con mucho más detalle que los sistemas galácticos más distantes. La LMC se encuentra en las profundidades de la constelación de Dorado, en el cielo del sur y bien situada para las observaciones de los observatorios de ESO en Chile.

Es una de las galaxias que forman el Grupo Local, que rodea la Vía Láctea. Aunque enorme en una escala humana, la LMC es de sólo una décima parte de la masa de nuestra galaxia y mide sólo 14.000 años luz, en comparación con los 100.000 años luz de la Vía Láctea. Los astrónomos se refieren a ella como una galaxia enana irregular. Su irregularidad, combinada con su prominente barra central de estrellas sugiere a los astrónomos que las interacciones de marea con la Vía Láctea y su compañera galáctica, la Pequeña Nube de Magallanes, podrían haber distorsionado su forma, y pasar de una espiral barrada clásica a su forma actual, más caótica. Esta imagen es un mosaico de cuatro imágenes del Wide Field Imager en el telescopio MPG / ESO de 2,2 metros en el Observatorio La Silla, en Chile. La imagen cubre una región del cielo cuatro veces más grande que la Luna llena. El enorme campo de visión de la cámara hace que sea posible ver una gran variedad de objetos de la LMC en una sola imagen, aunque sólo se ve una pequeña parte de toda la galaxia. Docenas de cúmulos de estrellas jóvenes, así como rastros de brillantes nubes de gas.

Un gran número de estrellas débiles llenan la imagen de borde a borde y en el fondo, más galaxias, mucho más allá de la LMC, también son visibles. Los cúmulos globulares son colecciones de cientos de miles de millones de estrellas unidas por la gravedad en una forma más o menos esférica de sólo unos pocos años luz de diámetro. Muchos orbitan la Vía Láctea y la mayoría son antiguos, más de diez mil millones de años, y se componen principalmente de viejas estrellas rojas. La LMC también tiene cúmulos globulares y uno es visible como el blanco borroso cúmulo de estrellas ovalada en la parte superior izquierda de la imagen. Se trata de NGC 1978, un cúmulo globular inusualmente masivo. A diferencia de la mayoría de los otros cúmulos globulares, NGC 1978 se cree que sólo tiene una edad de 3,5 mil millones de años. La presencia de este tipo de objeto en la GNM lleva a los astrónomos a pensar que la LMC tiene una historia más reciente de formación estelar activa que nuestra propia Vía Láctea.

Además de ser una región vigorosa de nacimiento estelar, la LMC también ha visto muchas muertes estelares espectaculares en forma de brillantes explosiones de supernovas. En la parte superior izquierda de la imagen, el remanente de una de las supernovas, una tenue nube de forma extraña llamada DEM L 190. Esta gigantesca nube de gas resplandeciente es el remanente de supernova más brillante en la LMC, y está a unos 30 años luz de diámetro. En el centro, donde una estrella se ha agotado, ahora se encuentra un magnetar, una estrella de neutrones con un campo magnético muy potente. En 1979 los satélites que orbitaban la Tierra detectaron una poderosa explosión de rayos gamma procedente de este objeto, llamando la atención sobre las propiedades extremas de esta nueva clase de exóticos objetos estelares creados por explosiones de supernovas. Esta parte de la Gran Nube de Magallanes está tan llenao de cúmulos de estrellas y otros objetos que los astrónomos pueden pasar jornadas enteras explorándolo. Con tanta actividad, es fácil ver por qué los astrónomos están tan interesados ​​en estudiar las criaturas extrañas en este zoológico celeste.

Fotografía Original 

Crédito:   ESO 

✨SH2-132 por Séb Gozé

Sábado 25 de Marzo de 2017




Sh2 -132 es una enorme nebulosa de emisión visible en la constelación de Cepheus. Se localiza en el extremo sur de la constelación, no lejos de la frontera con Lizard, a lo largo del plano de la Vía Láctea. Sh2-132 se encuentra a una distancia de casi 10.400 años luz, parte de ella se sitúa en el interior del brazo de Perseo, en la región Cepheus OB1, una brillante y gran asociación. Las estrellas responsables de la ionización del gas son muy calientes y masivas; en particular, se han identificado dos estrella Wolf-Rayet, llamadas HD 211564 y HD 211853, así como una estrella de clase espectral y una docena de estrellas de clase B. Alrededor de la estrella de tipo O y una de las estrellas Wolf-Rayet crece una burbuja claramente visible en la banda de ondas de radio, llamada Shell B, probablemente se originó a partir del viento estelar de las dos estrellas masivas.

Una estructura similar pero más pequeña a Shell A, aloja cerca de su centro una estrella clase K. Se cree que en la nebulosa han tenido lugar en el pasado procesos de formación de estrellas en cadena. Actualmente estos procesos parecen estar sin actividad, ya que no hay evidencia de actividad reciente. En la dirección de la nebulosa se han identificado nueve fuentes de radiación infrarroja y un maser con emisiones de H2O. El mejor momento para su observación es durante el cielo de la tarde entre los meses de julio y diciembre y se ve facilitada en gran medida por los observadores en los lugares de las regiones del hemisferio norte de la Tierra.

✨El miembro más extraño del triplete de Leo

Viernes 24 de Marzo de 2017




NGC 3628 es una galaxia espiral y un miembro de un grupo pequeño de galaxias, pero situada a unos 35 millones de años luz de distancia, es perfectamente visible en la constelación de Leo. Los otros distinguidos miembros de esta familia, conocidos colectivamente como el trío de Leo, son dos conocidas y grandes galaxias espirales, Messier 65 y Messier 66 (que no se ven en la imagen), ambos fueron descubiertos en 1780 por el famoso cazador de cometas francés Charles Messier. NGC 3628 es la más débil de las tres, en las observaciones de Messier no fue anotada por su pequeño telescopio. Fue descubierta y catalogada por William Herschel sólo cuatro años más tarde.

NGC 3628 esconde su estructura en espiral, ya que se ve de canto, tal y como observamos la Vía Láctea en una noche clara. Su característica más distintiva es una gruesa banda oscura de polvo que se encuentra en todo el plano del disco y que está visiblemente deformada hacia el exterior, como consecuencia de la interacción gravitacional entre NGC 3628 y sus compañeras de viaje. Esta protuberancia en forma de cacahuete, visible débilmente en forma de X, está formada principalmente de estrellas jóvenes de gas y de polvo, que crean el bulto fuera del plano galáctico a través de sus potentes movimientos.

Debido a su apariencia, NGC 3628 fue catalogado como Arp 317 en el Atlas de Galaxias Peculiares , publicado en 1966, que tiene por objeto caracterizar una amplia muestra de objetos extraños que quedaron fuera de la clasificación de Hubble estándar, para ayudar a la comprensión de cómo evolucionan las galaxias. La profundidad de la imagen revela un gran número de galaxias de diferentes formas y colores, algunas de ellas se encuentran mucho más lejos que NGC 3628. Particularmente notable es la mancha borrosa justo en el centro de la imagen, que es una galaxia satélite difusa. Un número de cúmulos globulares se ven como manchas rojizas difusas en el halo de la galaxia.

También son visibles como manchas brillantes cerca del borde derecho de la imagen, que parecen estrellas a la derecha de la galaxia satélite, son dos cuásares, los motores centrales de energéticas galaxias distantes, situadas a mil millones de años luz de distancia. Esta imagen ha sido tomada con el instrumento FORS2, unido a uno de los telescopios VLTU. Es una combinación de exposiciones tomadas a través de diferentes filtros (B, V y R), para un tiempo de exposición total de casi una hora. El campo de visión es de unos 7 minutos de arco de diámetro, por lo que esta gran galaxia no cabe entera en la imagen.

Fotografía Original 

Crédito:   ESO / C. Malin 

✨Rho Ophiuchi por Steven Mazlin

Jueves 23 de Marzo de 2017




Esta es una de las más coloridas zonas de nuestra galaxia, la Vía Láctea. Steven Mazlin ha retratado uno de los paisajes más bellos de las proximidades estelares. El azul brillante de la nebulosa de reflexión que vemos en el lado derecho de la imagen es IC4604, y está asociada a un sistema estelar triple llamado Rho Ophiuchi. Arriba en el centro tenemos la estrella Antares (Alpha Scorpi), que está rodeada de una region que brilla en color amarillo llamada IC 4606. Antares significa (Como Marte) debido a su intenso color rojo amarillento, la estrella brilla 60.000 veces más que nuestro Sol, y es tan grande que su disco puede ser fácilmente medido. SI Antares estuviera en el lugar del Sol, su tamaño superaría la órbita de Júpiter. La estrella azul rodeada por una nebulosidad de emisión de color rojo es Sigma Scorpi.

Un poco más arriba y a la izquierda de Sigma está el cúmulo globular M4, descubierto por Philippe Loys de Chéseaux en 1746, es uno de los objetos más estudiados por astrónomos y aficionados, se ve con pequeños telescopios. En M4 se han descubierto 43 estrellas variables y un púlsar con un periodo de 3 milisegundos. También allí se encuentran muchas enanas blancas, las estrellas más antiguas de la Vía Láctea, cuya edad ronda los 13.000 millones de años. Curiosamente una de las enanas blancas es un sistema estelar binario con un púlsar como compañero y un planeta que la orbita con una masa 2.5 veces la de Júpiter. Detalles técnicos.

✨La galaxia Whirpool por Chandra

Miércoles 22 de Marzo de 2017




M51, cuyo nombre viene de ser la entrada número 51 del catálogo de Charles Messier, se considera que es uno de los ejemplos clásicos de una galaxia espiral. A una distancia de unos 30 millones de años luz de la Tierra, es también una de las espirales más brillantes en el cielo nocturno. Una imagen compuesta de M51, también conocida como la Galaxia del Remolino, muestra la majestuosidad de su estructura en una nueva y dramática forma a través de varios de los observatorios en órbita a la Tierra. Datos de rayos X del Observatorio Chandra revela las fuentes puntuales en color púrpura, que son los agujeros negros y estrellas de neutrones en sistemas binarios de estrellas. Chandra detecta también un brillo difuso de gas caliente que impregna el espacio entre las estrellas. Los datos ópticos del telescopio espacial Hubble en color verde, y la emisión infrarroja del telescopio espacial Spitzer en color rojo, destacan tanto los largos carriles en los brazos espirales que se componen de estrellas y gas mezclados con el polvo. Una vista de M51 con el telescopio GALEX muestra estrellas jóvenes y calientes, que producen una gran cantidad de energía ultravioleta, se muestra en la imagen en color azul.

Los libros de texto dicen que la estructura en espiral es el resultado de una interacción que M51 está experimentando con su vecino cercano galáctico, NGC 5195, que se ve justo por encima. Algunas simulaciones sugieren que la forma de pura espiral de M51 fue causado parcialmente cuando NGC 5195 pasó a través de su disco principal hace unos 500 millones de años. Este trájico tirón gravitatorio también puede haber provocado un aumento del nivel de formación de estrellas en M51. la atracción de la galaxia compañera sería inducir materia adicional mediante la compresión de gas, el arranque del proceso por el cual se forman las estrellas.

Fotografía Original 

Crédito:   Rayos X: NASA / CXC / Wesleyan Univ. / R.Kilgard; UV: NASA / JPL-Caltech; Óptica: NASA / ESA / S. Equipo de la herencia de Beckwith y Hubble (STScI / AURA); IR: NASA / JPL-Caltech / Univ. de AZ / R. Kennicutt